Especial San Valentín

 


Las mujeres que no llegan al orgasmo
La mujer actual se muestra avasalladora, decidida y sin nada que frene su camino hacia el deseo. Sin embargo, detrás de la imagen, las estadísticas aseguran que la mayoría no alcanza el clímax y que de un 5 a un 15 por ciento nunca lo experimentó
Se prolonga apenas unos segundos y es una sensación indescriptible, única e individual, que puede inclinar la balanza de la felicidad hacia su lado o el opuesto, si no se lo puede experimentar.

En efecto, el orgasmo es el deseo más profundo que mujeres y hombres buscan desde que se transforman en seres sexualmente activos. Sin embargo, decenas de impedimentos psíquicos pueden trabar ese camino al placer.

La aparición del Viagra para ayudar al hombre dejó al descubierto, por otra parte, la gran cantidad de seres que tenían problemas sexuales y en su vida cotidiana a raíz de la falta de erección.

Sin embargo, poco se habla de los problemas de disfunción sexual que padecen las mujeres y afectan, nada menos que al 75 por ciento de ellas, cifra que, según distintas estadística agrupa a las que nunca han logrado un orgasmo en su relaciones de pareja.

¿Qué es un orgasmo?

El orgasmo es la penúltima fase del ciclo de la respuesta sexual (excitación, meseta, orgasmo y resolución), y la más corta de todas: tan sólo dura unos segundos, pero para un número importante de mujeres experimentar ese breve instante es una meta casi inalcanzable, describe especialistas del portal ABCsexología.com.

Durante las últimas décadas, los científicos han podido constatar que la excitación femenina puede lograrse por distintos estímulos. Algunas mujeres, incluso, sólo necesitan recurrir a la fantasía.

Sin embargo, y a pesar de que la Naturaleza ha dotado a las féminas de una capacidad especial para el sexo, muchas mujeres sanas y normales no han experimentando nunca un orgasmo y un número aún mayor tampoco alcanza el clímax durante la coito.

No es un mito, sino una realidad que se sustenta en las estadísticas. Los investigadores que estudian la sexualidad están de acuerdo en que entre un 5% y un 15% de las mujeres activas sexualmente nunca ha tenido un orgasmo, según un artículo publicado en el número especial Womenïs Health, de la revista Scientific American.

Además, se cifra en un 75% el porcentaje de mujeres que frecuentemente no logra el clímax con la penetración. Los datos, sin embargo, se oponen a un hecho científicamente demostrado: la mayoría de las mujeres tiene un potencial orgásmico ilimitado.

Barreras

Los expertos argumentan que un número importante de mujeres sigue sin saber lo que es un orgasmo, debido a razones personales, a causas físicas, psíquicas y sociales. Así, en algunos casos, son ellas, y en consecuencia sus parejas, las que ponen barreras al orgasmo.

“La forma en la que una mujer puede empezar a ser orgásmica es aprendiendo más sobre su propio cuerpo», explica Betty Dodson, una sexóloga de Nueva York.

En otras, en cambio, el obstáculo hacia el clímax lo ha impuesto la propia sociedad. Un porcentaje nada despreciable creció presionado por mensajes contradictorios o negativos sobre el sexo.

Desde que es mejor fingir que se está teniendo un orgasmo, hasta que la práctica del sexo antes del matrimonio es algo malo, y bueno una vez que éste se ha consumado. Y todo a pesar de que las investigaciones sobre sexualidad femenina apuntan la existencia de múltiples vías neurológicas relacionadas con la capacidad de tener un orgasmo.

¿Dónde está el punto G?

Así, y además del reconocido papel del clítoris, el órgano eréctil pequeño, se han identificado otras vías orgásmicas en las mujeres: como el conocido punto G. No todas las mujeres poseen esta zona, ni todas las que la tienen sienten el mismo placer.

“No sería la primera vez que la pareja se vuelve loca buscándola sin alcanzar nunca el éxito», afirmó Kathleen Blindt, de la Case Western Reverse University (EEUU).

Hay más zonas erógenas que pueden conducir al orgasmo. Así, la estimulación del cuello del útero puede resultar muy placentera para algunas mujeres y un camino hacia el clímax en otras. Pero no todo en la sexualidad femenina son las zonas genitales.

Hay mujeres que alcanzan la excitación e, incluso, el clímax con la estimulación de otras zonas: hombros, ombligo, lóbulo de la oreja, nuca o boca. Es sólo cuestión de animarse.

Fuente: ABCsexología.com




 
 

   

Stilo, el canal de estilo de vida de  Noticiasdot.com
Edita : Noticias Digitales SL